Cap 2: Eterna Noche

Por Diario Twilight   Publicado a las  1:24 p. m.   2 comentarios

Capitulo 2 – VAMPIRO

Edward POV

Me quede de una pieza observando a este extraño que me miraba con una sonrisa amena, sentado en un sillón junto a la cama. No me animaba a hablarle aun, pero decidí no moverme a pesar de que estaba libre de mis ataduras.

Era un hombre alto, rubio y de extraños ojos color miel, aunque más adecuado seria decir que eran dorados. Era atlético y joven, aunque su piel era muy pálida. Su aspecto era agradable, pero algo instintivo en mí decía que debía estar con la guardia alta.

-Edward, imagino tu desconcierto. Pero tranquilo... Estoy aquí para ayudarte. Mi nombre de Carlisle.

Desconozco porque, pero lo primero que hice fue hacer una inspiración. A pesar que pude sentir su esencia, el aire no entraba en mis pulmones. Estaba confundido. Su aroma era extraño: madera, nuez, menta, almizcle... por un lado. Por otro, había olor como a desinfectante, jabón y... sangre.

Mis músculos se tensaron, mi cuerpo salto de la cama y se puso en una posición defensiva, alerta. Mi garganta se sintió vacía y tragar fue dificultoso. Como si tuviera miles de alfileres pinchándome a la vez, causándome dolor nuevamente.

-Edward, de verdad... tranquilo. No planeo atacarte ni hacerte daño. Estoy aquí para enseñarte y ser tu guía. – cerré los ojos un momento y trate de serenarme. Se había puesto de pie y me miraba preocupado.




-Donde estoy? – y me sorprendí del sonido de mi propia voz. Era como escuchar a otra persona.

-Estas en mi casa. Yo fui el medico que te atendió en el Hospital

-Eres medico? Y por que estoy aquí en lugar del hospital?

El volvió a sentarse con bastante lentitud y eso me dio algo de relax. Aunque, sin un solo esfuerzo, estaba de pie pendiente de sus ojos y con las manos hechas un puño, en una posición defensiva. La postura de tensión no me cansaba en lo mas mínimo. Mi concentración era nula. No podía entender como estaba atento a el y a estos cambios en mi cuerpo. Además me molestaban cientos de sonidos, murmullos en realidad, a mi alrededor.

-Puedes recordar algo de tu estancia en el hospital? – y me detuve a pensar. Todo parecía estar borroso.

-Lo ultimo que recuerdo son los ojos de mi madre. Se la veía muy mal. Y alguien le decía que debía descansar. – el asintió serio. – Ella murió, verdad? – y sentí un profundo vacío.

-Lo siento

-Aun no ha respondido a mi pregunta – y el levanto una ceja, como admirándose de mi cuestionamiento.

-Es verdad. No estas en el hospital porque tu vida como la conocías ha terminado, Edward –y mi desconcierto fue aun mayor.

-Que quiere decir con eso?

-Tu madre era una gran mujer y ella me pidió que te cuidara, que te salvara de la muerte. Así que tome una decisión y por eso estas aquí. Instintivamente puedes darte cuenta que has cambiado.

-Si. No puedo entender la claridad con la que veo y escucho todo... Mi fortaleza. El que todo sea tan confuso. Me distraigo con facilidad porque miles de cosas llegan a mi cabeza al mismo tiempo.

-Es parte de tu nacimiento a esta vida. Pero creo que lo mejor es que te vistas. Así podremos dar un paseo por el bosque.

-Para que? Es de noche y hará frío.

-Sientes frío, Edward?

Y una cosa mas para sorprenderme. No tenia frío ni calor. Me observe. Estaba descalzo y solo tenia mi camisón de dormir de algodón. Que por otro lado estaba sucio y sudoroso

-Podría higienizarme antes? Con esto me siento sucio.

-Por supuesto! Ven por aquí.

Me acompaño al baño y me entrego ropa. Un pantalón con tiradores, una camisa a rayas, medias y botas con cordones. Me asombre al advertir que esa era mi ropa. Lo mire extrañado.

-Me permití ir a tu casa a buscar tus pertenencias. Después hablaremos de ello -Asentí. Cuando me dispuse a sacarme el camisolín, se deshizo en pedazos en mis manos. Carlisle sonrió.

-Debes tener mas cuidado porque ahora eres un poco mas fuerte y mas rápido que de costumbre. Así que si no te molesta, me quedare para ayudarte. Pero sobre todo, para que no destruyas el baño.

Abrí la canilla como si fuera de cristal y giró muy rápido, saliendo el agua a borbotones. El se acerco, tomo mi mano, la volvió a apoyar y con la suya sobre la mía, me mostró como hacerlo con la fuerza suficiente. Sentí que tenia 3 años otra vez.

Lave mi cara y me enfrente al espejo. Sorprendido di un paso atrás. Quien era el muchacho que tenia frente a mi? Mi cuerpo parecía mas esbelto, mas definido. Pero mis ojos... Mis ojos eran de un amenazante color rojo. Lo mire asustado y ansioso.

-Que... que pasa con mis ojos? – sonrió y eso me dio tranquilidad.

-No te preocupes. En unos meses se verán mas normales. Parecidos a los míos. – y toda mi cara se frunció, molesta

-Como es que...

-De a poco Edward, despacio. De a un paso a la vez. Eso si, lamento decirte que nunca volverán a su color original.

Y el enojo dio paso a la tristeza. Cambiaba de emociones demasiado rápido. Pero es que mis ojos eran iguales a los de mi madre! Siempre decíamos que era un rasgo distintivo y que nos conectaba de una forma especial.

Termine de lavarme y vestirme y salimos de la casa. Una vez en el exterior, me quede fascinado de que estuviéramos rodeados por árboles. Estábamos en las afueras de Chicago. Como se las arreglaba para llegar de la ciudad al bosque? Tendría auto?

Observar la noche me hizo sonreír. Los perfumes de la humedad del bosque eran maravillosos, y basto que diéramos unos cuantos pasos por el sendero para que nos viéramos envueltos por un gran silencio.

Gire hacia atrás, miré la casa y levante la vista hacia el cielo. Nunca vi tal cantidad de estrellas. La luna creciente era hermosa y podía ver la irregularidad de su superficie, con luces y sombras.

Carlisle me hizo señas y lo seguí. Corrió y desapareció en un segundo. Y en ese mismo segundo volvió a mi. Me quede atónito, mirándolo. No podía entender.

Palmeo mi hombro y me hizo señas con la cabeza, invitándome a seguirlo. Volvió a correr y cuando yo lo hice, pude seguirle el paso. La sensación era maravillosa! Fue algo que realmente me agrado.

Era increíblemente fácil esquivar los troncos y saltar los que estaban caídos. Y de pronto, un aroma me paralizo. Mi cuerpo se agazapo tras una roca y Carlisle hizo lo mismo a mi lado.

-Sigue tu instinto y olvídate de mi. Si percibo algún peligro, estaré ahí para ayudarte. Tranquilo.

Sus palabras me confundieron, pero a mi cuerpo le urgía algo mas. Todo se volvió borroso ante mi velocidad y me encontré subido a una rama, como esperando algo.

Por el sendero bajo los árboles venia caminando un alce enorme. Su aroma no era agradable pero los latidos de su corazón me llenaban de ansiedad y de un deseo que no comprendía.

No pensé ni razone absolutamente nada. Mi cuerpo se lanzo sobre el animal. Lo tome de su cornamenta. El quiso deshacerse de mi pero yo era mas fuerte. Lo sostuve inmóvil sobre sus propias patas como si nada, y mis sentidos me guiaron a encontrar la vena que latía. Hundí mis dientes allí y algo tibio y delicioso hizo que mi garganta se relajara.

Un segundo de lucidez llego a mi cabeza y me horrorice. Solté a la bestia que cayo pesadamente a mis pies y me apoye contra un árbol. Ya estaba muerta.

Que estaba haciendo? Que estaba sucediendo? En ese mismo segundo, sentí una mano en mi hombro. Era Carlisle.

Me deslice por el tronco para sentarme contra el árbol, a los pies del animal y quise llorar. Note que no eran lágrimas lo que salían de mis ojos. Unas gotas de un líquido más denso, translucido, perlado pero extraño rodaba por mi cara.

Levante la mirada y me encontré con sus ojos llenos de compasión. Paso su mano por mi hombro, tomo mi codo y me ayudo a levantarme. Caminamos hasta un claro donde nos daba la luz de la luna y nos sentamos.

-Que es esto Carlisle? Que he hecho? Que soy... Un monstruo? Que somos? – y volví a tocar mis ojos. No podía llorar como se supone. Eso me estaba empezando a enfadar. Era frustrante no poder expresarme.

-Edward, somos vampiros. Y no eres un monstruo... a menos que decidas serlo.

-Un vampiro? Como los murciélagos que se alimentan de los animales?

-Bueno, prefiero que lo relaciones con eso y no con otra cosa. Pero básicamente si. Nos alimentamos de sangre. – y me quede pensando. Una idea horrible llego a mi cabeza y me enojó.

-Que hay de las personas? Somos asesinos! - Carlisle giró su cabeza y me miro con el ceño fruncido

-No lo somos! Yo en mis casi 300 años jamás he bebido de un humano. Muchos en nuestra especie prefieren alimentarse con humanos. Para nosotros, la sangre humana es la adecuada para alimentarnos. Nos hace mas fuertes. Pero con los animales he podido sobrevivir sin problemas y en compensación, he podido ayudar a los humanos con mi profesión.

La furia se fue así como llego, pero la confusión llenaba mi cabeza. Especialmente porque aun tenia sed. Y, en cierta forma, no me había gustado lo que había hecho.

-Carlisle, como haces en el hospital? Rodeado de personas, especialmente las que están heridas y sangran? Podré hacerlo como tu, algún día?

-Es solo practica y poder de decisión, Edward. Disciplina. Yo te ayudare.

-Puedo seguir cazando?

-Claro que si, hijo – me palmeo el hombro y nos levantamos para seguir buscando en el bosque algo mas para comer.

Acerca del Autor

Nos dedicamos a brindar información a todos los fans de la Saga Crepúsculo. Desde entonces nos hemos encargado de cubrir premieres, eventos, actualizar día a día nueva información sobre el cast. Después de que terminó la épica Saga en Noviembre del 2012, seguimos los proyectos de cada actor como corresponde.
Lee más en: Conócenos

2 comentarios:

  1. Hola me llamo Fracina, me encanto su trabajo es muy original. Me gustaria compartir todo esta maravilloso historia en la pagina que administro por Facebook "Team Robert Pattinson" https://www.facebook.com/pages/Team-Robert-Pattinson/279092612137828 ese es link, yo nada mas pido su permiso para podes publicarlo en mi pagina. Puedo?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11/15/2013

    Hola me encanto tu novela te quería comentar que la voii a comentar en Facebook un beso y gracias

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar, siempre y cuando sea con respeto! Bienvenid@s.

Sube de nuevo ↑
Bienvenidos

    Bienvenido a la web de Diario Twilight. Llevamos siete años trayéndote las mejores noticias de La Saga Crepúsculo y su elenco. Haz parte de nuestras redes sociales y no pierdas detalle

Seguidores Blogger

© 2015 Diario Twilight. WP Mythemeshop Converted by Bloggertheme9
Blogger templates. Proudly Powered by Blogger.