Cap 26: Asaltando el Corazon

Por Diario Twilight   Publicado a las  10:57 p. m.   0 comentarios

Capitulo 26: Escapadita

-BELLA-gritó Alice molesta.

-¿Qué sucede Ali?-inquirí asustada por su gritó.

-Cuando pretendes probarle el traje a Nahuel- me dijo.

-Lo olvide- murmure apenada.

-Vamos- me jalo- No hay tiempo.

Nahuel jugaba en los brazos de Carlisle al entrar a la recámara, y cuando sus ojitos se posaron en mí empezó a agitar sus bracitos para que lo cargara.

-Maaamaaa-murmuro Nahuel.

-Hola bebé- le dije tomando en brazos.

-Te adora Bella- comentó Carlisle.

-Como yo a él- le asegure.

Luego de probarle más de dos veces el traje de gala a Nahuel, este se estreso tanto que le propino un manotazo a Alice a lo que todos rompimos en carcajadas, menos Alice quien estaba más que seria. Pasamos toda la tarde llamando para confirmar que todo estuviera listo para el gran día como canturreaba Alice.

Mientras leí la lista de invitados a los cuales solo conocía como a cincuenta de los trecientos de la lista, sentí unos fuertes brazos posarse en mi cintura.

-¿Qué haces?-preguntó Edward mordiquiando mi cuello.



-Veo que no conozco ni a la mitad de los invitados-respondí con una sonrisa.

-Alice exagero con la lista-comento.

-Te oí Edward Cullen-gritó Alice.

-Moustrito Diabólico- murmuro Edward bajito.

-Amor-susurre- La mayoría de los invitados son mafiosos-inquirí restándole importancia.

-No todos-dijo pensativo-Te da miedo que se forme un enfrentamiento.

Se carcajeo.

-No- le dije.

-Hummm... quiero que duermas conmigo- dijo bajito.

-CLARO QUE NO-gritó Alice entrando a la sala.-Bella dormirá hoy conmigo, no debes tener ojeras mañana-sentenció.

Asentí.

-Estamos castigados Ed- dijo Jasper palmeando el hombro de Edward.

-! OH! No...-gritó Emmet trágicamente- Están a dieta chicos-profirió una sonora carcajada.

-Tú también Emmet- le gritó Rose.

-Bebé- se quejo Emmet.

-Nada o estarás a dieta por una semana- le dijo seria.

Emmet asintió haciendo un puchero muy divertido. No pude evitar reírme.

-No te rías de mi vaquita- me acuso.

-Ah no- lo rete- ¿Y por qué?-inquirí riendo más fuerte.

-Porque mañana el traje no te va a quedar por gorda- respondió carcajeándose.

Las lágrimas se acumularon en mis ojos sin permiso.

-EMMET-gritó Rose furiosa- No dormirás en mi cama por un mes.

-Bebé por favor...-le pidió Emmet arrodillándose-No molesto más a la vaquis.

-Cállate mejor- le dijo Rose seria.

-Sí bebé-dijo Emmet a punto de llorar.

Edward y Jasper no paraban de reír por la escena que estaba dando Emmet.

-Bien mucho chiste por hoy- dijo Alice- Hora de dormir, mañana nos espera un gran día.

Todos asentimos.

-Te voy a extrañar-susurró Edward dándome un casto beso.

-Yo también-susurré.

-Basta conejitos- dijo Alice separándome de Edward.

Subimos a la recámara y a penas pusimos la cabeza en la almohada nos quedamos dormidas.

Sentí una sacudida y poco a poco abrí los ojos.

-Bella despierta-susurraba una voz aterciopelada.

-Edward-susurre bajito-¿Cómo entraste?-inquirí recordando que Alice había cerrado la puerta con llave.

-Por la ventana-respondió con una sonrisa torcida.-Vamos antes que el duendecillo despierte-me apuro, ayudándome a pararme.

-Por donde saldremos- le dije.

-Aquí tengo las llaves- dijo.

-¿Entonces por qué no entraste por la puerta?-le pregunte.

-El duendecillo se podía despertar-respondió.

-OK-dije.

-Es una escapadita amor- dijo.

Me reí.

Y salimos con mucho cuidado del cuarto. Ya afuera Edward me atrajo hacia él y empezó a besar y morder mi cuello.

-¿A dónde vamos?-le pregunté.

-A mi recámara-respondió con una sonrisa torcida.

-Edward- susurre fingiendo estar cansada-En realidad tengo un poco de sueño- bostece para hacerlo más creíble.

-Bella- casi se arrodillo- El grandullón Ed o sea- se señalo a su ya gran despertado amiguito- Ya esta listo para ti- me sonroje al máximo- No me hagas esto- se arrodillo suplicándome.

Tuve que morder con fuerza mis labios para no reírme.

-! OH! Bella por favor...-suplicaba.

-Tengo sueño-dije conteniendo una carcajada.

-Por Favor- susurró mordiendo mis muslos.

-Tramposo-susurre y me tomo en brazos.

Me recostó con mucho cuidado en su cama. Siempre tratándome como si fuera una muñeca de porcelana que se puede romper. Lo amaba tanto...

Trazo una línea con la yema de sus dedos desde mi frente hasta mi ombligo haciéndome vibrar.

Quito mi pijama con cuidado dejándome desnuda ya que últimamente trataba de no usar nada apretado por los bebés.

-Eres hermosa...-susurró.

Lo atraje hacia mí para besarlo y el descendió hasta mis pechos besándolos con adoración. Trazando círculos húmedos con su lengua en mis sensibles pezones, jadeé enterrando mis dedos en su cabello, el placer que me proporcionaba era magnífico.

Cuando recupere el ritmo normal de los latidos de mi corazón, me senté a horcadas sobre él. Baje su pantalón de dormir de un sólo tirón y me di cuenta que no llevaba boxer y una sonrisa picara se pinto en mi rostro.

Gire mi cabeza y vi un envase de sirope de chocolate, y se me ocurrió una genial idea.

Empuje a Edward y me gire para quedar nuevamente encima de él.

-Cierra los ojos- le ordené.

Y lo hizo.

Tome el sirope y trace una línea con el por todo el pecho de mi Edward.

-¿Qué haces Bella?-inquirió riendo.

-Nada-respondí.

Esbozo una sonrisa.

-Abre los ojos- le dije cuando empecé a absorber el sirope.

-Bella-gimió.-Eso me encanta-gritó cuando le mordí su esculpido pecho.

-Te encanta...-le dije y volví a morder su pecho.

-Deja de jugar Bella- susurró cuando ya había terminado de lamer todo el sirope.

-Hummm...-murmure.

-Te lo advertí- dijo y me tomo en brazos para él quedar encima. Y entro en mí sin aviso. Haciendo que me retorciera de placer.

-EDWARD-gemí al sentirlo, no puedo describir con palabras lo llena que me sentía al tenerlo dentro era una sensación de otro planeta.

-Bella- gimió- Estás tan deliciosa-dijo mordiendo uno de mis pechos.

Y empezó a embestirme con fuerza, profundo, el sonido del choque nuestros cuerpos al encontrarse era como música para nuestros oídos. Luego a un ritmo más lento y a los pocos minutos más rápido. Definitivamente este hombre me quería matar de placer.

-Edward-gemí cuando sentí mis paredes contraerse alrededor de su potente virilidad. No pude soportar tanto placer y vole a la cima de la felicidad.

-BELLA...-embestida-Mi vida-alcanze oírlo gemir antes de llegar él también.

Permanecimos abrazados en silencio para relajar nuestras respiraciones.

-Edward-lo llame luego de unos minutos,mientras acariciaba su espalda y besaba su hombro.

-Dime-susurro

-Debo irme.

-Cierto-coincidió-El duende puede despertar y me matara si no estas allí- se levanto para ponerse el pantalón de dormir.

-¿Te gusta lo que ves?-preguntó con una sonrisa engreída, cuando se percato de mi mirada.

-Eres un engreído-lo acuse y me reí-Pero lo admito me encanta lo que veo- respondí mordiéndome el labio.

-Bella...-susurró-Sabes como me pongo cuando te muerdes ese labio.

-Ah si-dije y me seguí mordiendo el labio.

Y en un abrir y cerrar de ojos lo tenía sobre mi besándome. El beso empezó cariñoso y a medida que pasan los segundos se volvió ardiente.

Lo separe contra mi voluntad.

-El duende se puede despertar- le dije.

Y él asintió a regañadientes.

-!OH!...-oímos un gritó de la duende.

-Maldita sea- casi grite poniéndome la pijama- Alice se despertó.

-Vamos-dijo Edward nervioso.

Al duende todos le temíamos.

Caminamos apresurados hasta la habitación de Alice y al llegar a la puerta nos percatamos que los gritos de la duende no tenían que ver con nosotros.

-! SI! Jazz...así! OH! Mi caballero...-gritaba Alice.

Edward tenía los ojos como platos.

-Vamos peque TU ERES LA MEJOR-gritaba Jasper.

-SI...SI LA MEJOR-gritó Alice.

-Así que el duendecillo no nos deja dormir juntos en cambio ella si puede hacer cositas con Jasper-dijo Edward a punto de carcajearse.

Los gemidos de Alice y Jasper inundaban la casa.

Oímos unos pasos y nos volteamos para encontrarnos con la risa de Emmet y Rose, y más atrás la sonrisa pícara de Esme y la furia de Carlisle.

-Por piedad que se callen- dijo Carlisle.

-! OH! JASPER! UH! SÍ...-se escucho otro gran grito de la duende.

No lo soportamos más y rompimos en carcajadas incluido Carlisle.

Esperamos unos minutos más y la puerta de la recamara se abrió mostrando a un muy despeinado Jasper. Al vernos se ruborizo y sus ojos parecían que se le iban a salir de las órbitas.

-Tu eres la mejor-cantó Emmet imitando a Jasper con un baile muy divertido.-SI...SI la mejor...

Los demás reímos.

-¿Qué sucede?-preguntó Alice a quien por primera vez la vi despeinada.

-! Santo Cielo!-exclamó al vernos a todos fuera de la recamara.

-Alice-dijo Carlisle-Te agradeceríamos que no hicieras tanto alboroto cuando tienes sexo con Jasper, pues los demás si necesitamos dormir-dicho esto se retiro.

-Vamos a dormir Bella-dijo visiblemente avergonzada.

-Ni loca duermo en esa cama- dije tratando de esconder una sonrisa.

-Tranquila Bella-me dijo Esme- Puedes dormir conmigo. Carlisle dormirá con Edward.

-OK-dije y la seguí hasta su recamara.

Carlisle nos deseo buenas noches tomo su almohada y se fue a dormir con su hijo.

-Hasta mañana Bella- me dijo Esme con una sonrisa.

-Hasta mañana Esme- dije y me dormí.

Acerca del Autor

Nos dedicamos a brindar información a todos los fans de la Saga Crepúsculo. Desde entonces nos hemos encargado de cubrir premieres, eventos, actualizar día a día nueva información sobre el cast. Después de que terminó la épica Saga en Noviembre del 2012, seguimos los proyectos de cada actor como corresponde.
Lee más en: Conócenos

0 Comentarios:

¡Anímate a comentar, siempre y cuando sea con respeto! Bienvenid@s.

Sube de nuevo ↑
Bienvenidos

    Bienvenido a la web de Diario Twilight. Llevamos siete años trayéndote las mejores noticias de La Saga Crepúsculo y su elenco. Haz parte de nuestras redes sociales y no pierdas detalle

Seguidores Blogger

© 2015 Diario Twilight. WP Mythemeshop Converted by Bloggertheme9
Blogger templates. Proudly Powered by Blogger.