Cap 27: Asaltando el Corazon

Por Diario Twilight   Publicado a las  10:58 p. m.   0 comentarios

Capitulo 27: El Gran Dia

Dice un escritor famoso que; "Quien ama vence al mundo, no tiene miedo de perder nada. El verdadero amor es un acto de entrega total."...

Y aquí me encontraba yo. Isabella Swan con un lindo vestido blanco straple que se acentuaba a mi cintura y resaltaba mis pechos, bordado de lindos detalles que brillaban a la luz del sol proveniente de la ventana, y con una linda rosa azul marino a un costado de mi cadera...y una envoltura de una tela transparente de un encaje que lo hacia verse más grande. Vestida como una princesa para por fin poder sellar mi cuento de hadas, y ser oficialmente ante todos de él.

No llevaba velo por razones obvias, ya iba a recibir la mayor bendición de la vida. Un hijo... Y está vez por partida doble.

Tenía tantas y tantas cosas que agradecerle a la vida; primero por haber encontrado a un ser tan maravilloso como Edward y una familia tan unida como la de él, la cual compartió conmigo. También tenia que agradecerle por Nahuel a quien confío especialmente a mí, no sé con que cometido, pero el tiempo me lo descifrará. Agradecerle por bendecirme con los dos pequeños que llevaba en mi vientre y que llegarían en unos meses a alumbrar más nuestras vidas. Agradecerle por permitirme amar y que me amaran...Por darme la capacidad de soñar y realizar mis sueños...

Sé que sonará egoísta de mi parte, pero no me sentía del todo completa. Necesitaba tanto la sonrisa de mi madre, diciéndome que todo estaría bien y que era la novia más linda del universo, pero sabía más que nadie que eso era imposible ya que no podemos revivir a los muertos. Pero en el fondo de mi corazón se que donde quiera que este, está que no puede con la alegría de al fin verme cumplir mi sueño:


Casarme... Entregarme a alguien y compartir mi vida con él.





-Ya es hora Bella- susurró Alice, quien vestía un traje azul oscuro que era el color oficial de la boda y de las damas.

Asentí y baje las escaleras con mucho cuidado.

El jardín estaba decorado de detalles blancos con azul marino y los invitados ya se encontraban sentados bajo la carpa, donde de encontraba el sacerdote y él esperándome para unir nuestros corazones ante Dios.

El sonido de el piano inundo el lugar; Alice, Rose y Nahuel quien llevaba los anillos andaron casi en coreografía hasta el pequeño altar que habíamos creado con la ayuda del padre.

Carlisle me ofreció su brazo y la tome con una sonrisa. Sí él sería quien me entregaría a su hijo, extraño si... lo sé, pero no tuve la valentía ni la nobleza suficiente para llamar a Charlie y decirle que deseaba que él me entregue y que ya nada importaba, y que lo perdonaba.

Caminamos a paso lento dejándonos llevar por la música. Y lo vi a él... Al hombre de mi vida y quien se había convertido en la razón de mi existencia. Mi príncipe azul...

Quién me había tomado aquella tarde en el supermercado sin permiso...

Edward Cullen quien me había Asaltado el corazón..., robándoselo para cuidarlo y amarlo siempre.

Me sonrió, aquella sonrisa torcida que amaba tanto y que hacia mis días alegres, le devolví la sonrisa mostrándole con ella lo feliz que me sentía.

Dimos dos pasos más y quede frente a él. Ya las miradas de los invitados no me importaban, ahora sólo éramos Bella y Edward en nuestro pequeño pero grandioso mundo.

-Cuídala con tu vida- le dijo Carlisle. Y él asintió esbozando una sonrisa a su padre, este le palmeo el hombro y le entrego mi mano.

Nos miramos unos segundos y sonreímos como unos tontos, por fin todo iba ser más real y que mejor testigo que Dios, los dos nos arrodillamos frente al sacerdote observando la imagen de Jesús crucificado quien nos amo tanto que dio la vida por nosotros... Y aquí estábamos nosotros agradeciéndole un poco de todo el amor que entrego haciendo nuestro amor más fuerte a través de él.

El sacerdote dio inició a la ceremonia y nos explico a todos lo que es capaz de hacer el amor quien no tiene límites.

Edward me miro con adoración esbozando una sonrisa y yo apreté su mano.

-Edward Anthony Cullen. Aceptas por esposa a Isabella Swan para amarla respetarla y adorarla en la salud y en la enfermedad en las alegrías y en las tristezas para el resto de tu existencia-inquirió el sacerdote.

-Acepto-pronunció Edward con una sonrisa.

-Isabella Swan. Aceptas por esposo a Edward Anthony Cullen para amarlo, respetarlo y adorarlo. En la salud y en la enfermedad, en las alegrías y en las tristezas para el resto de tu existencia.-inquirió nuevamente el sacerdote.

-Acepto- respondí con lágrimas de felicidad.

-Si hay alguien en este lugar que tenga motivos para impedir este enlace que hable ahora o callé para siempre-pronunció el sacerdote.

-YO-gritaron y todos volteamos para ver de quien era la voz

Permanecí helada al verlo, tenía los ojos llenos de lágrimas que se desbordaban por sus rosadas mejillas.

Ni siquiera lo pensé y corrí hacia él, al llegar lo abrase con fuerza no quería que se fuera necesitaba que estuviera acompañándome en un día tan importante en mi vida.

-Bella-susurró con voz quebrada-Perdóname-pidió.

-No tengo nada que perdonarte- susurre y bese su mejilla-Te quiero papá-le dije con una sonrisa.

-Yo también te amo hija- dijo y me abrazo.

Los invitados aplaudieron y no pude más que sonreír. No sabía quien le había avisado a Charlie de mi boda, pero estaría eternamente agradecida con esa persona. Pues me hizo ver todo el amor que le tengo a mi padre y también que todos cometemos errores y merecemos una segunda oportunidad.

-Padre. ¿Puedo llevar a mi hija al altar?-inquirió Charlie.

El sacerdote asintió sonriendo.

Mi papá me tomo de la mano y me llevo hasta Edward.

-Sino cuidas a mi bebé yo mismo te delatare y te haré puré- lo amenazo Charlie.

-No se preocupe Jefe Swan la adorare el resto de mis días- le dijo Edward.

Charlie asintió y se dirigió a sentarse con Esme y Carlisle.

-Ahora si- dijo el sacerdote- Los declaro marido y mujer- nos bendijo- Puede besar a la novia- le dijo a Edward.

Edward tomo mi rostro entre sus manos y me beso con tanto amor y ternura que casi lloro, tuvimos que dejar de besarnos porque una personita le jalaba el saco a Edward.

-Mi amor- le dije y lo tome en brazos.

Los presentes estallaron en aplausos.

-Les presento a Edward e Isabella Cullen-dijo el padre.

Saludamos a nuestra familia y a los invitados. Debo admitir que los mafiosos presentes eran personas muy educadas.

-Bueno su atención por favor-pidió Alice- Es la hora del primer baile de los novios.

-Vamos-me dijo Edward y nos colocamos en el centro de la pista de baile creada por la fantástica Alice.

-Es un resumen de lo que tu significas para mí- me susurro Edward al oído- No es nada para todo lo que siento por ti Bella, pero al menos me gusta y quiero dedicártela. Te amo...

Una traicionera lágrima rodó por mi mejilla.

Me apretó más a él y comenzó a cantar la canción:

Nada se compara a ti desde que te conocí

Te quiero a morir no hay excusas para mí yo ya no puedo mentir todo me gusto de ti

Por tu risa y tu belleza siento una adicción

Tu mirada sin clemencia me traspasa me atraviesa y desordena mi cabeza.

Nada se compara a ti desde el día que te vi

No hay segundos en los que no piense en ti

Desde que te conocí no puedo vivir sin ti

En el mundo nada se compara a ti.

-Te amo Edward- le dije.

Nada se compara a ti desde el día que te vi

No hay segundos en los que no piense en ti

Desde que te conocí no puedo vivir sin ti

En el mundo nada se compara a ti.

Estas hecha para mí como te puedo decir te deseo a morir

Eres todo y mucho mas de lo que siempre soñé perfecta para mí.

Por tu boca por tus besos siento una adicción

Tu mirada sin clemencia me traspasa me atraviesa y desordena mi cabeza.

Nada se compara a ti desde el día en que te vi

No hay segundos en los que piense en ti

Desde que te conocí no puedo vivir sin ti

En el mundo nada se compara a ti.

-Como yo a ti-susurró- Soy el hombre más feliz del universo- dijo riendo.

Ni el más dulce de los besos

Ni el sin fin del universo

Nada se compara a ti,

Nada se compara a ti

Ni el más largo de los ríos

Ni el más bello paraíso

No se comparan contigo.

Nada se compara a ti

Desde el día que te vi

No haya segundo en los que no piense en ti

Desde que te conocí

No puedo vivir sin ti

En el mundo nada se compara a ti.

Nada se compara a ti desde el día que te vi

No haya segundo en los que no piense en ti

Desde que te conocí no puedo vivir sin ti

En el mundo nada se compara a ti.

La canción termino y Charlie me tomo en sus brazos para bailar. Era cómico ver a mi padre bailando, pues un pie le pedía permiso al otro para dar un movimiento.

-Eres la novia más hermosa del universo entero- dijo Charlie.

-Gracias papá- le dije- Te amo.

-Yo también Bells- me dijo.

-Déjame bailar con mi nuera-pidió Carlisle.

Mi padre asintió avergonzado, imagine que era por lo que había causado.

-Estoy tan feliz por ustedes-dijo Carlisle sonriendo.

-Gracias-le dije.

-No hija, gracias a ti por aparecer en nuestras vidas-dijo.

Dimos unas vueltas más hasta que sentí que alguien me cargaba como un costal de papas.

-Eres la NOVIA VAQUITA MÁS HERMOSA-gritó el osito haciéndome girar.

-BAJALA YA EMMET-le gritó Alice.

-OK. Duende- le dijo Emmet.

Y empezamos a girar por la pista al ritmo de una salsa.

Bailarlo de Tito El Bambino inundo el lugar y los presentes empezaron a menear las caderas. Edward se acerco a mí con sexys movimientos y prácticamente me arrebato de los brazos de Emmet quien corrió en busca de Rose que bailaba con un chico pelinegro.

-Hoy es uno de los días más felices de mi vida- comento.

-¿Uno?-inquirí.

-Otro es el día que te conocí en el supermercado- dijo con una sonrisa.

-Me raptaste-lo acuse.

Asintió riendo.

-Pero te amo por eso- le dije.

-Y yo a ti mi vida- me dijo besándome con pasión.

-! HEY! Conejos-gritó Jasper- Hagamos un tren para bailar.

Bailamos en un trencito riéndonos de los alocados pasos de Emmet, Alice, Edward y hasta Carlisle.

Baile con muchos invitados que ni conocía. Edward me presento a muchos miembros de la organización, quienes sabían de mis hazañas en el arte de disparar, y me pidieron que los ayudara si se presentaba algún enfrentamiento.

Cortamos el pastel de cinco exagerados pisos y Edward me quito la liga y por casi lo hacemos delante de todos gracias a mis locas hormonas. Los presentes no paraban de reír por el espectáculo.

Tire el ramo y cayo en las manos de Jane quien estaba más que feliz.

Estaba bailando con mi esposo, cuando Alice llego dando brinquitos.

-Ya es hora de irse-canturreo.

-Un poco más Alice-pidió Edward.

-No. Llegaran tarde- dijo.

Edward asintió a regañadientes. Y me fui con Alice a cambiarme.

Me ayudo a quitarme el lindo vestido y me metió en un minivestido ya que cubría lo necesario color azul marino, hermoso por cierto.

-Gracias Alice- le dije dándole un abrazo.

-No hay de que Bella- me dio un beso en la mejilla y acaricio mi vientre- Ya eres oficialmente mi hermana.

-Sí-coincidí.

-Bella-gritó Rose y me abrazo.-Te voy a extrañar.

-Yo también- les dije ya que Esme también se había unido al abrazo.

-Fue la mejor boda del mundo. Gracias- les dije.

Sonrieron.

-¿Puedo?-inquirió mi padre en el marco de la puerta.

Asentí.

-Nos vemos abajo- dijo Esme y salieron dejándome sola con Charlie.

Charlie avanzo hacia mí y me abrazo.

-Gracias por perdonarme- me dijo.

-Olvidémoslo- le dije y lo bese- Te amo y eres el mejor papá del mundo.

-Espero que la pases genial en tu luna de miel- dijo riendo.

-Papá- lo señale-¿Quién te dijo lo de la boda?-inquirí.

-Tu marido Bella-respondió.

Así que había sido Edward...

-OK- le dije y volví a abrazarlo.

-Vamos que ya te están esperando- dijo jalándome.

Asentí y bajamos.

Me despedí de los invitados y de mi pequeño Nahuel al igual que de toda mi familia. Al llegar al auto decorado con un lindo listón azul, comenzó la lluvia de arroz.

-Te amo Bella-gritó Edward mientras conducía al aeropuerto.

-Te amo mi vida- le dije. Y él sonrió.- ¿A donde vamos?-le pregunte ya que no tenía idea del destino de la luna de miel.

-Es una sorpresa- respondió.

-Edward...-me queje haciendo un puchero.

-Te ves muy linda así, pero no te diré-dijo riendo.-Sólo sé que te va a encantar.

Asentí no quise seguir insistiendo.

Estaba en mi lugar feliz con el hombre de mis sueños.

Acerca del Autor

Nos dedicamos a brindar información a todos los fans de la Saga Crepúsculo. Desde entonces nos hemos encargado de cubrir premieres, eventos, actualizar día a día nueva información sobre el cast. Después de que terminó la épica Saga en Noviembre del 2012, seguimos los proyectos de cada actor como corresponde.
Lee más en: Conócenos

0 Comentarios:

¡Anímate a comentar, siempre y cuando sea con respeto! Bienvenid@s.

Sube de nuevo ↑
Bienvenidos

    Bienvenido a la web de Diario Twilight. Llevamos siete años trayéndote las mejores noticias de La Saga Crepúsculo y su elenco. Haz parte de nuestras redes sociales y no pierdas detalle

Seguidores Blogger

© 2015 Diario Twilight. WP Mythemeshop Converted by Bloggertheme9
Blogger templates. Proudly Powered by Blogger.