Cap 20: Eterna Noche

Por Diario Twilight   Publicado a las  11:32 p. m.   3 comentarios

CAP.20 – PROMESA

Edward POV

Y ahí estaba, sosteniendo en mis brazos a la razón de mi existir, sin poder besarla como deseaba. La amaba y la deseaba, y mi seco corazón parecía volver a la vida en esos momentos robados.

Ella era tan dulce, tan tierna y tan comprensiva! Se quedo allí, abrazándome, acariciando mi cara, consolándome. Solo podía imaginar su desconcierto y su confianza en mi para pasar por esto.

Ayudaba mucho que ya hacia semanas que no bebía de ningún humano. Había reforzado todas las lecciones de Carlisle por demás. Y el hombre en mi pujaba por salir mucho mas que el monstruo. Este lo tenia receloso en un rincón con pocas ilusiones de disfrutar de una recaída.

Mi Bella me llevo hasta la sala donde me sentó en el sillón y se acurruco junto a mi, cerca del fuego. La lluvia afuera golpeaba fuerte contra las paredes de la casa.

Junto con el crepitar del fuego, era lo único que podía escucharse. Aunque yo escuchaba mas: Su respiración, su corazón latiendo aun agitado, recuperando el paso después de los besos...

Ella se levanto y sonrió. Dejo un breve beso en mis labios y dijo que iba a preparar el almuerzo. Quise protestar, pero ella me volvió a besar.




Nuevamente la observe preparar la mesa y esta vez el almuerzo fue frugal. Se ve que tenia preparado algo del día anterior. Después lavamos y ordenamos la cocina y me dijo que era hora de nuestra lección. Decidí tratar de poner lo mejor de mi por cambiar de animo.

Nos sentamos con un gran block de notas y unos libros para ver matemáticas. Puse música clásica de fondo y pasamos la tarde haciendo ejercicios y explicándole algebra. Mi Bella era muy inteligente!

La deje haciendo un ejercicio y fui a prepararle una merienda. Traje te y galletas para ella y yo solo quede observándola. Ella me sonreía mientras sorbía de la taza de porcelana.

La lluvia continuo todo el día sin tregua. Hoy seria un día difícil de caza para mi. Todos los animales del bosque probablemente estarían refugiados escapando de la tormenta. Y por sobre todo, no deseaba alejarme de ella.

Sentía que cuanto mas tiempo pasábamos juntos, mas me acostumbraba a su aroma y se me hacia menos llamativo, menos motivador. Me había alimentado bien anoche y esperaba que no me fuera necesario.

-He terminado – dijo y me saco de mis pensamientos.

-Muy bien! Déjame ver – y extendió su block hacia mi – Esta perfecto!

-Es que eres muy buen maestro – y eso me hizo sonreír

-Tal vez deba probarlo como profesión alguna vez

-Tus alumnas te idolatraran! – acoto, sentándose junto a mi

-Tu crees? – rodó lo ojos como si fuera una obviedad y ese gesto me hacia sonreír. Lo adoraba.

-Por supuesto! Así como te idolatro yo! – y se inclino sobre mi para dejar un breve beso sobre mi boca. Retuve su cara y la volví a besar. Luego se retiro y me sonrió.

-Será mejor que me de un baño y luego te prepare de cenar.

-Amor, no tengo hambre – me queje. Ya no sabia como tratar de evitar esto.

-Siempre me dices lo mismo! – Ella pareció dudar y se quedo mirándome – Tu debes irte, verdad? Debes cumplir con tu familia... – y un dejo de tristeza cruzo por su mirada

-Mi familia? Ellos están lejos de aquí. Recuerdas que te conté de mis padres? Ellos viven en Seattle – ella negó y no entendía a que se refería. Se sentó muy erguida al otro extremo del sillón

-Edward, se que no debo preguntar, pero cuando me dejas, no vas a casa de tu esposa o tu amante? – y no pude mas que reírme, cosa que a ella pareció molestarle, ruborizándose y bajando la mirada. Tome su mano y con mi dedo levante su mentón para que me mirara.

-Amor, como se te ocurre? Como podría decirte que te amo si tuviera esposa? Por supuesto que no! – Y sus ojos se iluminaron – No tengo ni esposa ni amante ni a nadie en esta ciudad, mas que a ti. Jamás podría exponer a alguien como tu, tan bueno, honesto y amoroso, a una situación de ese tipo. Seria imperdonable!

Su sonrisa fue tal que la habitación brillo y su corazón latió a toda marcha. Salto hacia mi para abrazarme con fuerza. Ella era capaz de esperar por mi si fuera así? De soportar la clandestinidad a cambio de mi amor? Por favor! Su entrega podría ser mayor?

Se inclino sobre mi para besarme. Su beso fue atrevido, poniendo mis oxidadas terminales nerviosas mas atentas que nunca. Su boca entreabierta busco mi lengua para tocarla levemente y retirarse enseguida, dejándome ávido de mas. Me sorprendí al ver su mirada picara ante mi sorpresa. "Voy a bañarme" dijo.

Trate de alejar ciertos pensamientos de mi cabeza. Me levante, volví a poner música y a pararme junto a la ventana a ver como a lo lejos los rayos seguían iluminando el cielo nocturno.

Un concierto de piano de Chopin sonaba en el gramófono, y de fondo escuchaba el agua rozando su cuerpo y sus suspiros en el baño.

Debía concentrarme! Debía estar en control para poder disfrutar la velada... tranquilos! Su aroma natural y el del perfume de rosas me invadían, y mas que sentirme sediento me sentía ávido de su piel, de sus manos, de su boca...

Definitivamente, el hombre había atado al monstruo de pies y manos, que yacía abatido en un rincón.

Me senté en el sillón, levante la mirada y me encontré con el cuadro sobre la chimenea. No hacia otra cosa que recordarme a ella. Ensimismado en la imagen y en cada una de las dulces notas del piano perdí total noción del tiempo. Hasta que ella se paro frente a mi y parecía que la pintura se había materializado frente a mis ojos.

La mire de pies a cabeza, lentamente. La luz del fuego hacia que se transparentara su ropa de cama, dejándome ver su cuerpo. Sus largas y níveas piernas, la curva de su cintura y de sus senos... Su cabello húmedo y largo, cayendo semiondulado hacia el frente, sobre su hombro izquierdo. Nunca vi tal belleza en mi vida... ni en los libros de arte. No podría haber pintor que captara tal cosa.

Con una sonrisa Bella me extendía el libro de "Romeo y Julieta" para comenzar nuestra lectura nocturna. Había desistido de la cena y había dejado un plato con un vaso de leche y un poco de pan y queso para ella sobre la mesa frente al sofá. Le sonreí. Mientras ella comía algo, terminábamos de escuchar el final del Nocturno de Chopin. Realmente me sentía extasiado entre las bellas notas del piano y su delicioso aroma.

Estire una mano para acariciar su mejilla. Su piel se sonrojo ante mi toque. Ella cerro los ojos y dejo que la acariciara, mientras me deleitaba con la suavidad de su piel.

Levanto la mirada hacia mi y me sonrió, quedándonos prendados el uno del otro por un momento. Se puso de pie, tomo las cosas de la mesa, dejo un beso sobre mis labios y los llevo a la cocina.

Suspire y trate de no dejarme llevar por este cúmulo de sensaciones que creí que nunca experimentaría. Mi cuerpo reaccionaba ante cada suspiro, respiración y latido que salía de ella.

Se demoro al volver del baño, pero cuando lo hizo, se sentó junto a mi, puso el libro en mis manos y se acurruco sobre mi mientras leía.

Llegamos al segundo acto y creí que estaba dormida porque estaba muy quieta y relajada, apoyada sobre mi hombro.

-No, continua... Es muy hermoso!

-"Llevo el ropaje de la noche que esconde mi figura, pero si no me amas, que me encuentren. Que acaben con mi vida los que me odian antes que sin tu amor tarde la muerte"

Y la observe, porque es exactamente lo que le diría con el corazón. Ella me miro también y nos besamos. El tiempo quedo suspendido entre leves y sentidos besos hasta que apoyo su mano en mi mejilla, para acercarme mas.

Su boca, cual fruta madura, se abría a mi para degustarla... Y el hombre en mi interior saltaba victorioso, feliz y henchido de amor. Nuestros suspiros inundaron el cuarto, mientras nos perdíamos en la mirada del otro.

-Me voy a dormir. Buenas noches. – y me dejo otro beso

-Buenas noches, mi amor! – y me sonrió, poniéndose de pie y acariciando mi mejilla, dulcemente.

Me quede meditando mirando la chimenea. No podía creer que estaba enamorado. Que una humana completaba mi ser y justificaba mi existencia de una forma que jamás había imaginado.

Podía osar aspirar a convertir en realidad uno de mis sueños? Podía atreverme a imaginar a Bella convirtiéndose en mi mujer? Era un riesgo que desearía poder hacer realidad.

La escuche suspirar y acurrucarse. Estaba totalmente dormida y hacia ya rato. Cuando mire el reloj eran las 4 de la mañana. Me levante y sigilosamente me deslice en el cuarto. Me senté en el sillón del rincón como todas las noches. Pero hoy no tenía una margarita para dejarle... Deberé luego compensarla.

En un momento, ella se revolvió, dio un giro aspirando y se sentó en la cama. Tal vez un mal sueño, aunque hoy no había murmullos ni palabras.

-Edward? – y me sorprendió. No lo esperaba – Estas ahí, amor?

-Si, aquí estoy – ella estiro la mano hacia mi

-Por favor, ven conmigo.

-Bella, yo...

-Por favor, Edward. Tuve un mal sueño. – me saque los zapatos y me acosté junto a ella sobre las mantas. Se acurruco sobre mi y me abrazo

-Que soñabas? – pregunte acariciando su cabello

-Que me dejabas sola... – y su suspiro fue profundo, como queriendo evitar llorar.

-No mi amor... si fuera por mi, eso jamás ocurriría

-En serio?

-Lo juro!

-Promételo! – y no podía creer lo demandante de su pedido

-Pero Bella...

-No puedo vivir sin ti, Edward! Seré tuya de todas las formas en que lo desees... Te amo. – y sus palabras generaron en mi una necesidad única.

-Yo también te amo, Bella. Y te lo prometo! Nunca te dejare. Eres la razón de mi existir!

Y me incline sobre ella para besarla. Ella respondió dulcemente al principio pero su boca se volvió insistente sobre la mía. Deslice mis manos por su espalda y la seda de su ropa de cama era prácticamente invisible para mi tacto.

Seguí por su flanco y al llegar a su pierna, acaricie su muslo y lo impulse sobre mi cadera. Sus manos, enredadas en mi cabello, me obligaron a rotar y a quedar sobre ella.

Percibir cada curva de su cuerpo bajo el mío, era una sensación que jamás creí que podría sentir. Su lengua jugo con la mía, haciendo que experimentara un fervor inexplicable. Nuestras bocas ávidas, no dejaban de besarse.

Mi mano se deslizo por su pierna desnuda, disfrutando de la suavidad de su piel. Sus manos desabrocharon mi camisa y acariciaron mi pecho y mis hombros. Y yo me zambullí en su cuello para llenarlo de besos.

-Acaríciame, Edward... – pidió en un susurro.

Y tuve la osadía de dejar resbalar mi mano por su flanco y con mi pulgar tocar el perfil de su seno. Ella me miro, encendida, tomo mi mano, la llevo a su boca para besarla y la dejo de lleno sobre el. Era tan hermosa en todo sentido y la amaba tanto!

La bese dulcemente y retire mi mano para acariciar su rostro. No quería hacer esto en un rapto de pasión, sino quería que fuera un acto consensuado, en el que ambos supiéramos lo que hacíamos y no nos dejáramos llevar. Además, no sabía como podía reaccionar al estar tan... juntos. Aunque mi amor y mi deseo por ella había superado el deseo por su sangre... Al menos esta vez!

-Bella...-le dije en un susurro mientras acariciaba su mejilla - no me gustaría que pasara así... Quiero que sea una ocasión especial, no un momento de pasión. – ella suspiro frustrada.

-Es que...

-No me malinterpretes. Realmente deseo que esto suceda! Pero quiero que todo este claro entre nosotros. Me gustaría que esto pase cuanto sepas todo sobre mí, y aun así desees que suceda.

-Edward, jamás voy a dejar de amarte. Te lo dije: no importa que seas o quien seas...

-Por favor! Te prometo algo: Si después que conozcas toda la verdad aun deseas que sigamos juntos, no solo eso haremos sino que te haré parte de la familia. Te parece bien?

-Oh, mi amor, yo solo quiero ser tuya! De esa manera nadie... Nadie mas podrá nunca hacerme daño!

-Te amo!

-Y yo a ti! Abrázame y quédate conmigo.

La arrope bien, para que no sintiera frío, y me quede a su lado por lo que restaba de esa noche. Había mucho que resolver. Aunque por ahora solo disfrutaría, feliz, de tenerla entre mis brazos

Acerca del Autor

Nos dedicamos a brindar información a todos los fans de la Saga Crepúsculo. Desde entonces nos hemos encargado de cubrir premieres, eventos, actualizar día a día nueva información sobre el cast. Después de que terminó la épica Saga en Noviembre del 2012, seguimos los proyectos de cada actor como corresponde.
Lee más en: Conócenos

3 comentarios:

  1. palitatj10/29/2011

    que momento tan mas dulce tierno apasionado y fabuloso es el q acabamos de leer, sigan adelante chicas q buena historia espero con ansias el próximo ca xoxoxoxoxoxo

    ResponderEliminar
  2. dios me encanto fue un momento celestia diria y magico...Siguan asi nenas..Besos desde Ecuador....

    ResponderEliminar
  3. xfisss siiii mas capiss estan fabulosos te estas convirtiendo en una gran escritora te felicito sigue adelante exitos =)

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar, siempre y cuando sea con respeto! Bienvenid@s.

Sube de nuevo ↑
Bienvenidos

    Bienvenido a la web de Diario Twilight. Llevamos siete años trayéndote las mejores noticias de La Saga Crepúsculo y su elenco. Haz parte de nuestras redes sociales y no pierdas detalle

Seguidores Blogger

© 2015 Diario Twilight. WP Mythemeshop Converted by Bloggertheme9
Blogger templates. Proudly Powered by Blogger.